Implantes dentales

Para poder recuperar tanto la funcionalidad como la parte estética cuando se pierde un diente, un implante dental es una muy buena opción. El primer paso antes de proceder a la intervención, el estudiar el caso del paciente. Estudiando la boca del paciente, podemos determinar si la condición de las encías y de la mandíbula son las adecuadas para poder implantar el diente que sustituirá al perdido.

El implante dental está compuesto de; un tornillo de titanio el cual se coloca en el hueso de la mandíbula, y de una corona la cual cumple la función de diente en sí.

Devolvemos la funcionalidad a tu estructura bucal

Los implantes dentales tienen varias ventajas. Primeramente, el diente artificial aportará estabilidad a la dentadura (ya que cubrirá un hueco) lo cual evitará que los dientes subyacentes se tambaleen. Segundo, además del soporte y estabilidad, un implante dental proporciona comodidad y un aspecto natural para el paciente. Lo cual mejorará su calidad de vida en todos los aspectos, pues es importante sentirnos a gusto con nosotros mismos y la sonrisa es un factor muy importante para ello.

Implantología, una solución para tu salud bucal

 

La implantología dental es el área dedicada a la colocación de implantes dentales en la mandíbula. Dichos implantes, reemplazan las raíces del diente que se ha caído, la estructura de los implantes está hecha de un material que es totalmente compatible con el cuerpo humano, el titanio.

Además, los implantes son una solución permanente para el reemplazo de la pérdida de un o varios dientes, el tipo de implante dependerá del diagnóstico realizado por los especialistas.

Orgullosos de estar en asociación con

WhatsApp chat